¿Por qué los hombres deberían hacer Pilates?

Si hay una disciplina que engaña a primera vista, esta es, sin duda alguna, el Pilates. La imagen que la mayoría de personas tienen de este tipo de clases no es otra que un grupo de señoras acostadas en el suelo sin moverse haciendo estiramientos suaves.

El contraste con la realidad es sencillo de comprobar: pruébalo y luego me cuentas. Dentro de este grupo de personas, especialmente los hombres son bastante reacios y tienden a pensar que no es para ellos. Una vez más, los prejuicios en el mundo del fitness son una barrera psicológica que impiden a muchas personas disfrutar de avances y mejoras en su cuerpo.

Los hombres deberían optar, si tienen la oportunidad, de incluir al menos una clase de Pilates en sus rutinas por todo lo que ganarían. Por ejemplo, si eres de los que te centras en entrenar fuerza, una hora semanal de Pilates te permitirá, sin darte cuenta, en ganar resistencia y, por lo tanto, en incrementar mucho más rápido el peso que mueves en sala.

Todos sabemos que para obtener resultados óptimos en la sala de pesas debes controlar al milímetro la técnica y, además, debes saber aislar el músculo que estás trabajando. Algo que la mayoría de chicos olvidan y que se centran en mover más peso. Con el Pilates vas a lograr un conocimiento y control de tu cuerpo que te va a ayudar mucho.

Un claro ejemplo de ello es ver a gente entrenando los músculos dorsales. Si apenas tienes movilidad en la espalda, difícilmente podrás concentrar el trabajo sólo en un grupo de esta parte del cuerpo.

Si, por el contrario, eres de los que te gusta salir a correr, sólo disfrutando del Pilates vas a lograr aumentar tu capacidad pulmonar y vas a aprender a respirar, logrando mejores resultados en tus carreras.

 

Y es que, aunque el Pilates parece sencillo, no lo es para nada. Cada ejercicio está acompañado de una respiración específica y el trabajo se centra básicamente en toda la faja abdominal.

Esa es otra, cuántos chicos están empeñados en destapar su ‘six pack’ o tableta de chocolate. Pues con una clase de Pilates a la semana, vas muy encaminado porque durante una hora vas a trabajar todos los músculos que conforman los conocidos como abdominales.

Si, por ejemplo, te encantan los deportes de impacto, te ayudará a soltar las articulaciones y a hacer fuertes los ligamientos lo que, a la vez, te aliviará dolores y te ahorrará visitas al fisio. ¿Sabías que incluso puedes llegar a crecer en altura si haces Pilates? Eso se debe a que recuperas la postura correcta.

 

Y, por cierto, los hombres también tenemos suelo pélvico. El Pilates, de forma regular, ayuda a fortalecer los músculos internos pero, además, vas a ayudar mucho a la próstata sin darte apenas cuenta evitándote problemas en el futuro.

Como verás, para cualquiera que le gusta el mundo del fitness, el Pilates debería ser como una buena alimentación o el ejercicio regular. Al igual que las chicas deben hacer pesas, si de verdad quieres estar en forma, olvídate de prejuicios y pruébalo. En el fitness, sumar siempre es bueno, recomendable y necesario.

Alex Martí

Leave a reply