PILATES DURANTE EL EMBARAZO Y EL SÍNDROME DE COMPRESIÓN DE LA VENA CAVA INFERIOR

articulo vena cava

 

Durante el embarazo, los cambios morfoestructurales que se producen en el cuerpo de la embarazada, son por todos conocidos, aunque hay un detalle que suele pasar más desapercibido y que tenemos que tener en cuenta en nuestras sesiones de pilates embarazo. Dicha alteración es el SÍNDROME DE COMPRESIÓN DE LA VENA CAVA INFERIOR o sin llegar a padecer el síndrome, podemos hablar de un mayor riesgo del mismo solo por el hecho de estar embarazada y de su agravamiento según las posiciones de trabajo. ANATOMÍA Si observáis el corte sagital del dibujo, se ve claramente, como la vena cava situada por delante y ligeramente hacia la derecha de la cara anterior de los cuerpos vertebrales lumbares, está tan pegada a las mismas, que fácilmente si cambian las presiones o el sentido de las fuerzas, podría verse comprimida y con dicha compresión podría verse disminuido el retorno venoso que la misma aporta. Las venas cavas son las mayores venas del cuerpo. La vena cava superior, recibe la sangre de la mitad superior del cuerpo, y la vena cava inferior, que es la que nos importa en este caso, recibe la sangre de todos los órganos situados debajo del diafragma y de los miembros inferior. Ambas desembocan en la aurícula derecha del corazón como ya sabemos para la posterior oxigenación de la sangre. El diámetro de estas venas oscila entre 20 y 22 mm, a lo que hay que sumar el detalle de que las venas son menos elásticas que las arterias y que se ven favorecidas por la acción de la gravedad en caso de ir a favor de la misma, que no es el caso de la vena cava inferior que en el ser humano va en contra de la acción de la gravedad y por tanto no se beneficia de la misma, lo que provoca que el retorno venoso sea mas complejo. SÍNDROME DE COMPRESIÓN DE LA VENA CAVA INFERIOR La compresión de la VCI, es uno de los problemas comunes sobre todo en el último trimestre del embarazo. Sería lógico pensar, que es un problema igualmente común cuando hay un aumento de la compresión intraabdominal tal y como pudiera ser en pacientes con tumores abdominales o pélvicos, en personas con gran volumen abdominal, por taponamiento tras cirugía intraabdominal… La compresión de la vena cava durante el embarazo se produce por: -el peso del útero sobre la misma -la torsión del hígado que produce una compresión de la VCI al nivel del hiato diafragmático, que es más permanente y no está condicionada solo por la posición supina de la embaraza, lo cual explica porqué hay embarazadas que incluso en bipedestación presentan una hipotensión arterial. Esta compresión está asociada a variaciones hemodinámicas GRAVES. La compresión por sí misma, conlleva disminución del gasto cardíaco, lo que se manifiesta en: DISMINUCIÓN DE LA PRESIÓN ARTERIAL, MAREOS, NÁUSEAS, AGITACIÓN, PALIDEZ, SUDORACIÓN, DOLOR DE CABEZA, ANSIEDAD, AHOGO, ALTERACIONES VISUALES, PIEL FRÍA, DOLOR O MALESTAR ABDOMINAL O TORÁCICO… La consecuencia grave en casos extremos podría ser el SHOCK O EL DESPRENDIMIENTO DE PLACENTA POR LA HIPERTENSIÓN EN SU INSERCIÓN. La solución rápida según los estudios, ante dichas manifestaciones, es el cambio en la disposición de la embarazada a decúbito lateral izquierdo. Este síndrome de la vena cava se produce en un 11% de las embarazadas con efectos mínimos y en un 1% de las embarazadas como síndrome franco (provocando de forma permanente una disminución de la tensión arterial, aumento de la frecuencia cardíaca etc) DURANTE LAS SESIONES DE PILATES:     PELIGROS, PRECAUCIONES Y CONTRAINDICACIONES 1.- Si la embarazada sufre del síndrome de hipotensión arterial por la compresión de la vena cava inferior, las medidas han de ser extremas pudiendo llegar a contraindicarse el ejercicio pilates de forma total, si no encontramos la posición adecuada que no provoque síntomas o si la embarazada sufre constantemente una hipotensión ya que presenta mayor riesgo de situaciones agudas que pueden llevarla a los síntomas anteriormente vistos. En los casos en los que no hay un diagnóstico del síndrome de hipotensión arterial, hay que tener en cuenta las siguientes medidas: -No prolongar incluso tratar de evitar en el tercer trimestre, la postura en supino y en decúbito lateral derecho. -Si vamos a tumbarnos en decúbito supino podemos poner una elevación bajo el glúteo derecho de la embarazada de manera que estamos provocando un desplazamiento de la presión sobre la zona lumbar izquierda donde no comprimimos la vena cava. -Las posiciones de descompresión de la VCI, serán objeto de muchos ejercicios principalmente la posición de cuadrupedia ya que en el tercer trimestre el prono está también difícil de lograr…La posición cuadrúpeda es muy aconsejable en el entrenamiento de pilates porque no solo descomprime la VCI sino que pone al transverso profundo del abdomen en desventaja y éste se tonifica en mayor grado, a lo que hay que añadir que con el peso del abdomen caudal, la presión intraabdominal disminuye y el trabajo de suelo pélvico también dará mayores frutos. -La posición de sedestación será más cómoda cuanto mayor sea la extensión de la cadera con lo cual los ejercicios en sedestación sobre fitball serán más aconsejables que los de sedestación sobre colchoneta, step o similares. -Y por último, la posición de bipedestación será óptima en este sentido ya que la compresión aunque no disminuye tampoco aumenta, y favorece la realización de ejercicios para la mejora de la fuerza y propiocepción del suelo pélvico paz embarazo 1 paz embarazo 2

Leave a reply