[vc_nested_accordion top_margin=»none»][vc_nested_accordion_tab title=»Estimulación Temprana» tab_id=»1436603688-1-59″]

Que es la estimulación temprana?

La estimulación temprana es el conjunto de medios, técnicas, y actividades con base científica y aplicada en forma sistémica y secuencial que se emplea en niños desde su nacimiento hasta los seis años, con el objetivo de desarrollar al máximo sus capacidades cognitivas, físicas y psíquicas, permite también, evitar estados no deseados en el desarrollo y ayudar a los padres, con eficacia y autonomía, en el cuidado y desarrollo del infante. (Orlando Terré, 2002)

¿Por qué recibir estimulación temprana?.

Durante esta etapa se perfecciona la actividad de todos los órganos de los sentidos, en especial, los relacionados con la percepción visual y auditiva del niño, esto le permitirá reconocer y diferenciar colores, formas y sonidos. Por otro lado, lo procesos psíquicos y las actividades que se forman en el niño durante esta etapa constituyen habilidades que resultarán imprescindibles en su vida posterior.

La etapa de 0-3 años de vida del niño establece particularidades en el desarrollo:

  • Se caracteriza por su ritmo acelerado del desarrollo del organismo.
  • Interrelación entre el estado de salud, el desarrollo físico y psiconervioso del niño.
  • Alto grado de orientación con el medio.
  • Desarrollo de estados emocionales.
  • Papel rector del adulto en el proceso del desarrollo.

La estimulación temprana busca estimular al niño de manera oportuna, el objetivo no es desarrollar niños precoces, ni adelantarlos en su desarrollo natural, sino ofrecerle una gama de experiencias que le permitirán formar las bases para la adquisición de futuros aprendizajes.

¿QUÉ ÁREAS COMPRENDE LA ESTIMULACIÓN TEMPRANA? 

Para favorecer el óptimo desarrollo del niño, las actividades de estimulación se enfocan en cuatro áreas: área cognitiva, motriz, lenguaje y socioemocional.

Área cognitiva: Le permitirá al niño comprender, relacionar, adaptarse a nuevas situaciones, haciendo uso del pensamiento y la interacción directa con los objetos y el mundo que lo rodea. Para desarrollar esta área el niño necesita de experiencias, así el niño podrá desarrollar sus niveles de pensamiento, su capacidad de razonar, poner atención, seguir instrucciones y reaccionar de forma rápida ante diversas situaciones.

Área Motriz: Esta área está relacionada con la habilidad para moverse y desplazarse, permitiendo al niño tomar contacto con el mundo. También comprende la coordinación entre lo que se ve y lo que se toca, lo que lo hace capaz de tomar los objetos con los dedos, pintar, dibujar, hacer nudos, etc. Para desarrollar esta área es necesario dejar al niño tocar, manipular e incluso llevarse a la boca lo que ve, permitir que explore pero sin dejar de establecer límites frente a posibles riesgos.

Área de lenguaje: Está referida a las habilidades que le permitirán al niño comunicarse con su entorno y abarca tres aspectos: La capacidad comprensiva, expresiva y gestual.

La capacidad comprensiva se desarrolla desde el nacimiento ya que el niño podrá entender ciertas palabras mucho antes de que puede pronunciar un vocablo con sentido; por esta razón es importante hablarle constantemente, de manera articulada relacionándolo con cada actividad que realice o para designar un objeto que manipule, de esta manera el niño reconocerá los sonidos o palabras que escuche asociándolos y dándoles un significado para luego imitarlos.

Área Socio-emocional: Esta área incluye las experiencias afectivas y la socialización del niño, que le permitirá querido y seguro, capaz de relacionarse con otros de acuerdo a normas comunes.

Para el adecuado desarrollo de esta área es primordial la participación de los padres o cuidadores como primeros generadores de vínculos afectivos, es importante brindarles seguridad, cuidado, atención y amor, además de servir de referencia o ejemplo pues aprenderán cómo comportarse frente a otros, cómo relacionarse, en conclusión, cómo ser persona en una sociedad determinada. Los valores de la familia, el afecto y las reglas de la sociedad le permitirán al niño, poco a poco, dominar su propia conducta, expresar sus sentimientos y ser una persona independiente y autónoma.

¿Cómo se desarrolla el cerebro de los niños en la edad temprana? 

Investigaciones afirman que el cerebro evoluciona de manera sorprendente en los primeros años de vida y es el momento en el que hace más eficaz el aprendizaje, esto porque el cerebro tiene mayor plasticidad, es decir que se establecen conexiones entre neuronas con mayor facilidad y eficacia, esto proceso se presenta aproximadamente hasta los seis años de edad, a partir de entonces, algunos circuitos neuronales se atrofian y otros se regeneran, por ello el objetivo de la estimulación temprana es conseguir el mayor número de conexiones neuronales haciendo que éstos circuitos se regenere y sigan funcionando.

Para desarrollar la inteligencia, el cerebro necesita de información. Los bebés reciben información de diversos estímulos a través de los sentidos, lo hacen día y noche; si estos estímulos son escasos o de pobre calidad, el cerebro tardará en desarrollar sus capacidades o lo hará de manera inadecuada, por el contrario al recibir una estimulación oportuna el infante podrá adquirir niveles cerebrales superiores y lograr un óptimo desarrollo intelectual. Así por ejemplo, al escuchar la voz de su madre, percibir el olor del biberón o recibir una caricia: se produce una catarata eléctrica que recorre su cerebro, para despertar conexiones neuronales aún dormidas.

[/vc_nested_accordion_tab][vc_nested_accordion_tab title=»Psicomotricidad y Talleres Educativos.» tab_id=»1436603688-1-59″]

Espacio REJUEGA es un espacio de crecimiento infantil y familiar, donde un grupo humano nos acompañamos para crecer

abierto a todas las familias interesadas en un aprendizaje desde el respeto a los procesos de cada niñ@.

Realizamos talleres mensuales.. Consultanos.!!

Iremos publicando los talleres mensuales para niños de 3 a 6 normalmente y con o sin patología o diagnostico. Los niños son niños y no son diagnosticos. Son Personas, aqui jugamos todos y sobre todo haremos enfoque ludico-terapeutico sin que se perciban diferencias en el juego, solo en la finalidad, guiado por profesioanles , familias y personas que aporten metodologias Waldorf o Montessori o similares. Precios asequibles. Talleres desde 10 €/niño

El Espacio Rejuega de Cobeña es un espacio de juego no directivo y respetuoso de acuerdo con la biología del ser humano (R.Wild, Maturana, Bruce Lipton…). Multitud de iniciativas, experiencias, estudios científicos, etc. han llegado a la conclusión de que el verdadero aprendizaje se realiza cuando parte desde dentro, del genuino interés, del entusiasmo innato que tenemos las personas. Confiamos en la bondad innata de los seres humanos cuando se les ofrece libertad y respeto. Fomentamos la actividad espontánea y el juego libre y en ambientes preparados. Para la Clínica Cobeña y el Espacio Educativo Rejuega en Cobeña , la principal meta del aprendizaje es la felicidad. Colaboraremos con otras iniciativas locales que piensen como nosostros.

[/vc_nested_accordion_tab][vc_nested_accordion_tab title=»Fisioterapia Respiratoria Infantil Cobeña» tab_id=»1436603688-2-59″]

Los mocos: Así debes quitárselos.

Los mocos son un eficaz mecanismo de defensa contra virus y bacterias, pero dificultan mucho la respiración y ocasionan molestias, especialmente a los bebés que no pueden expulsarlos solos.Aunque a menudo son consecuencia de un proceso catarral, no es necesario que tu hijo esté constipado para tener mocos. Las mucosidades son una defensa natural de nuestro cuerpo, que impide que los gérmenes lleguen a las vías respiratorias altas y las infecten. A menudo son tan abundantes que dificultan su respiración. El resultado: el pequeño no puede mamar, se cansa, ronca, tiene tos, tal vez vómitos… e incluso puede llegar a padecer otitis.

Lo primero, limpiar
Además de prestar atención al constipado, si lo hubiera, debes extremar la limpieza de su nariz, especialmente antes de cada toma, ya que así le costará menos comer. Retira los moquitos que veas desde fuera con un pañuelo suave. Después, será suficiente con ponerle unas gotitas de suero fisiológico en cada agujero. Si está muy congestionado, tendrás que aplicárselo con la ayuda de una jeringuilla, introduciéndola en uno de los orificios mientras con tu mano le tapas el otro y presionas el émbolo despacio, y repitiendo la operación en el otro orificio. Colócale tumbado de lado para evitar que trague mucosidades. Una alternativa casera, son los nebulizadores de agua marina.

Aspirar, con cuidado
Las peras y aspiradores nasales son muy útiles para despejar la nariz después de haber fluidificado los mocos, pero no conviene abusar de ellos, ya que pueden irritar sus fosas nasales. Un par de veces al día es suficiente. Si se trata de una pera, presionar primero la goma, después introduce suavemente el extremo de la cánula por la nariz, y a continuación suelta poco a poco la pera.

Mucho líquido y humedad
Si solo le das pecho, será suficiente con que lo sigas haciendo, ya que la leche materna asegura el aporte de líquido que necesita el bebé. Pero si es mayor, deberá beber más que de costumbre. Agua, infusiones, zumos, caldos… Todo vale para favorecer la disolución de las mucosidades y aliviar la congestión nasal.

Mantener el ambiente húmedo, especialmente a la hora de dormir, es también importante. Coloca un humidificador cerca de su cuna. También sirve un recipiente con agua en el radiador. Tanto en un caso como en otro, debes lavarlo y secarlo cada día para evitar que proliferen hongos o bacterias. Antes de que cumpla un año, no añadas eucalipto ni ningún otro tipo de hierbas al agua. Podría irritar sus vías respiratorias.

Enséñale a sonarse
Conforme se haga mayor, cada vez se resistirá más a que le introduzcas algo por la nariz, por lo que es bueno que le enseñes a sonarse cuanto antes. Tan pronto como sepa soplar por la boca, explícale que tienes que quitarle los moquitos, que él va a ayudarte cerrando la boca y “soplando” por la nariz y que solo así evitarás tener que ponerle gotas. Mientras lo haces, tápale uno de los orificios y después el otro. Acostúmbrale a hacerlo así para limpiar bien las dos fosas nasales.

La fisioterapia respiratoria está constituida por un conjunto de procedimientos que, a través de la aplicación de medios físicos, tiene como objetivo la prevención, curación y, en su caso, la estabilización de las alteraciones que afectan al sistema toracopulmonar. El objetivo es eliminar las mucosidades que existen en el árbol bronquial para conseguir que los niños inhalen una gran cantidad de aire y logren una mayor musculatura respiratoria. De esta manera se evitan infecciones y complicaciones broncopulmonares, se mejoran los niveles de oxigeno en sangre, se consigue un aumento de la fuerza y la resistencia de la musculatura respiratoria y, en definitiva, se consigue una mejor calidad de vida y un bienestar tanto psicológico como físico.

 

[/vc_nested_accordion_tab][vc_nested_accordion_tab title=»Cólico del lactante»]

¿Qué se trata?


Con el tratamiento del cólico intentamos corregir ciertos aspectos de la alimentación del niño; el tipo de lactancia, la forma de agarrar el pecho, el control del llanto, las posturas de la madre… y con técnicas más específicas se busca una ayuda para el niño a la hora de expulsar los gases o con la digestión.

Depende de la causa del cólico se utilizan técnicas miofasciales y/o osteopáticas en las vísceras.

¿Desde qué edad?


El cólico en el lactante suele aparecer entre el primer día de vida y los primeros 4 meses que es la época en la que aun las estructuras corporales no están desarrolladas completamente.

¿En qué consiste y cuánto dura?


La sesión para el tratamiento del cólico tiene una duración de 1 h y normalmente se realiza hasta un total de 3 veces (la segunda a la semana y la 3 a los 10 días) aunque como es lógico cada niño es un mundo y esto no es del todo exacto.

Durante la primera sesión se realizara una valoración del niño además de un cuestionario a la madre/padre con los cuales podremos establecer si realmente el niño tiene o no un cólico (muchas de las veces no está presente) una vez establecido, se realizaran las técnicas oportunas con el objetivo de mejorar la sintomatología además de unas pautas para los padres que ayuden al bebe.

En la segunda y tercera sesión se volverá a valorar para ver si las técnicas y las pautas han surtido efecto y de nuevo se realizaran las técnicas oportunas.

¿Qué resultado podemos esperar?


Hay que tener en cuenta que el cólico no es una patología. Tras las sesiones podremos apreciar una mejora en la sintomatología que el bebé traía y que preocupa a los padres, normalmente el llanto, el sueño, la alimentación, la expulsión de gases, etc.

Estas mejoras las podremos establecer con la observación del bebe así como con la repetición del cuestionario que se realizó en la primera sesión.
.

[/vc_nested_accordion_tab][/vc_nested_accordion]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies