¿ Cuando acudir al logopeda infantil? Trastornos del lenguaje, la voz y el habla.

Es difícil entenderle cuando habla, omite los sonidos de determinadas letras o los sustituye por otros o está afónico con demasiada frecuencia. Estas son algunas de las señales que pueden alertar a los padres de que su hijo padece algún tipo de trastorno del lenguaje, de la voz o del habla. En la mayoría de los casos, estas disfunciones pueden corregirse sin mucha dificultad si se detectan a tiempo y se tratan con el profesional adecuado: el logopeda.

El papel del logopeda

Desde que emiten los primeros balbuceos a los pocos meses de edad, hasta que logran expresarse verbalmente sin ninguna dificultad, los niños desarrollan y construyen la que será su principal herramienta de comunicación: el lenguaje. Sin embargo, no siempre evoluciona de forma adecuada y en la edad en que debe haberse adquirido de forma completa, en torno a los cinco años, se detectan síntomas y evidencias de desajustes o retrasos que necesitan la intervención directa de un especialista para resolverlos.

El logopeda se ocupa de los trastornos que afectan al lenguaje, la voz y el habla

El logopeda es el profesional que se ocupa del diagnóstico y tratamiento de los trastornos que afectan al lenguaje, la voz y el habla. Su actuación es imprescindible para resolverlos, ya que una intervención a tiempo de estos especialistas permite corregir en la mayoría de los casos, sin demasiada dificultad, las disfunciones más frecuentes.

Principales trastornos del lenguaje oral

Algunos trastornos del lenguaje están asociados a daños cerebrales, lesiones auditivas, déficit intelectual o deficiencias motoras. Por lo tanto, además de la intervención del logopeda, requieren del tratamiento y supervisión por parte de otros profesionales de la salud. En el resto de los casos, son simples trastornos durante el periodo de adquisición del lenguaje y se pueden solucionar con una intervención transitoria. Estos son los más frecuentes:

  • Retraso en el desarrollo del lenguaje: el niño registra dificultades en la adquisición del lenguaje oral y tiene dificultad para iniciar y mantener conversaciones, relacionar palabras, ampliar el vocabulario o concordar los distintos elementos de una frase. En general, este trastorno tiene una respuesta rápida y efectiva al tratamiento del logopeda.
  • Dislalias: la inmadurez del lenguaje provoca que el niño no articule bien las palabras y distorsione los sonidos antes de los 4 o 5 años. Pero en ocasiones, esta disfunción permanece y afecta a la pronunciación específica de determinados sonidos o fonemas, que en algunos casos se omiten y en otros se sustituyen o se alteran. Es habitual con algunas consonantes como la «r», «s», «l» o «k» y en algunas sílabas trabadas («ple», «tro», «fra») o inversas («des», «pas», «tel»). La intervención requiere un tratamiento con ejercicios constantes para trabajar el fonema afectado.
  • Tartamudez: la disfemia es un trastorno en la fluidez del habla. Se caracteriza por repeticiones frecuentes o prolongaciones de sílabas o palabras que afectan al ritmo del lenguaje. En muchos casos afecta a niños a partir de los dos años, pero tiende a desaparecer antes de los seis años de forma espontánea, a medida que se consolida el lenguaje. Si a partir de esta edad el problema continúa, es necesario intervenir con el especialista.
  • Trastornos de la voz: el más frecuente entre los niños es la disfonía, que consiste en una alteración significativa en el timbre, tono o intensidad de la voz. En ocasiones, se debe a una lesión orgánica (una inflamación o una quemadura) y se resuelve cuando se supera, pero en otros casos el origen es un mal uso de la voz por exceso de gritos o por falta de tensión muscular, entre otros motivos.

Síntomas y señales de alerta

Algunos de los síntomas o señales percibidos en niños entre 4 y 5 años que alertan sobre posibles dificultades que debe tratar un especialista de la logopedia son:

  • Habla infantilizada, difícil de comprender por el adulto.
  • El niño tiene un vocabulario reducido y tiende a utilizar un lenguaje telegráfico, con ausencia de artículos y pronombres.
  • Abusa de los gestos y la mímica para expresarse.
  • Omite determinados fonemas que no sabe pronunciar («amón» por «jamón», «apato» por «zapato» o «pátano» por «plátano»).
  • Sustituye unos fonemas por otros que le resultan más fáciles de pronunciar («tero» por «quiero», «pezo» por «peso»).
  • Distorsiona el lenguaje y da lugar a palabras casi ininteligibles.
  • Repite de forma convulsiva una sílaba o varias durante la emisión de una frase.
  • Interrumpe el habla por completo y continúa, pasado un tiempo, de forma repentina.
  • Está ronco con demasiada frecuencia.
  • Respira con la boca abierta.
  • Se registran cambios drásticos en su voz.

Estamos a tu entera disposición.

¿Hablamos y disipamos las dudas que puedas tener?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies